¿Están relacionadas la artrosis y la obesidad?

La artrosis es la causa más común de dolor en las rodillas y ocurre porque el cartílago se desgasta. Normalmente, el dolor aumenta al comenzar a andar después de haber estado en reposo, y suele disminuir durante el movimiento. A veces, las rodillas pueden estar hinchadas, como si hubiera “líquido” en ellas.

La obesidad y la artrosis están directamente relacionadas. La obesidad aumenta la carga sobre las articulaciones, provocando un mayor desgaste de estas, provocando más dolor. El dolor impide hacer ejercicio, por lo que aumentamos de peso. Para evitar esta situación, es imprescindible disminuir peso, así como evitar aumentar peso. De esta forma, prevenimos y mejoramos la artrosis.

El ejercicio terapéutico prescrito por un fisioterapeuta es fundamental para no lesionarte. No hay un programa de ejercicio terapéutico universal que funcione para todas las personas que padezcan artrosis. A continuación, damos varios consejos qué sí son beneficiosos para todos aquellos que tengan artrosis:

  1. Realiza actividad física y deporte de manera regular. Por ejemplo: pasear, nadar, aquagym, montar en bicicleta, pilates terapéutico, yoga o bailar.
  2. Guarda reposo relativo en las fases de mayor dolor. Intercala periodos de reposo con las actividades de la vida diaria.
  3. Usa zapatos que tengan una suela gruesa que absorba el impacto del pie contra el suelo. Deben de ser muy cómodos y suaves. Evita los tacones. Puedes acudir a un podólogo para que valore la opción del uso de plantillas.
  4. Usa un bastón de paseo o de trekking cuando salga a caminar. Coge el bastón con la mano contraria a la rodilla “mala”. Esto reducirá la carga sobre esa rodilla.
  5. Evita estar mucho tiempo de pie sin caminar.
  6. No cojas mucho peso. Por ejemplo, lleva un carro de la compra en lugar de cargar con las bolsas.
  7. Duerme en superficies planas, evitando sillones o sillas muy acolchados.
  8. Evite caminar sobre terreno irregular como calles sin asfaltar, zonas que resbalen o que tengan muchas piedras.
  9. Evita arrodillarte o ponerte en cuclillas.
  10. Lleva una alimentación sana y equilibrada.

Es fundamental ser conscientes de la importancia que tiene el estilo de vida en la prevención y evolución de la artrosis. Acude a tu fisioterapeuta para aliviar el dolor y que te mande los ejercicios terapéuticos que deberás hacer semanalmente.

¡El optimismo y la actitud positiva le ponen buena cara a la artrosis! ¡Sé feliz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.